miércoles, 18 de octubre de 2017

Criminalizar la libertad de expresión

Por Gabriel Sosa Plata
SinEmbargo
octubre 17, 2017

Llevar a la cárcel a quien instala estaciones de radiodifusión sin concesión es contrario a los derechos humanos. Algo tan básico, no quiere ser asimilado o atendido por los diputados que en la Comisión de Radio y Televisión aprobaron una reforma que criminaliza esa actividad e ignora las recomendaciones que se han emitido en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos. Es obvio: los legisladores actúan con agenda política ante las elecciones de 2018 y buscan congraciarse así con un sector de la industria que comparte esa visión estrecha del problema de la radiodifusión ilegal y, claro, de los derechos de las audiencias. Los intereses políticos se imponen a los derechos humanos.

La mano dura de los legisladores se da en un contexto que no podemos obviar: más periodistas asesinados. Foto: Artemio Guerra Baz, Cuartoscuro

La iniciativa fue presentada por un Diputado del PRI, Benjamín Medrano, y ha contado con el respaldo de ese partido y del Partido Verde. Como lo han denunciado diversas organizaciones, como Artículo 19 y la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC) en México, la reforma al artículo 172 del Código Penal se inspira en la legislación chilena, de los gobiernos militares, con el fin de imponer penas de dos a seis años de cárcel, multas de 100 a 300 días de salario mínimo, así como el decomiso de los equipos a las personas que utilicen las frecuencias sin la autorización correspondiente. También la iniciativa busca modificar el artículo 304 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión para que aquellas personas sancionadas por la instalación de estas emisoras ilegales queden inhabilitadas para obtener directa o indirectamente concesiones durante un periodo de cinco años.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y su Relatoría para la Libertad de Expresión (RELE) han establecido que en materia de libertad de expresión “las leyes deben adecuarse a estándares internacionales y deben hacerse cumplir mediante el uso de sanciones administrativas proporcionales, y no mediante el empleo del derecho penal” (CIDH, RELE, “Estándares de libertad de expresión para una radiodifusión libre e incluyente”, 2009). Sin embargo, históricamente, el gobierno mexicano ha actuado en un sentido distinto con operativos, en muchas ocasiones muy violentos, de desmantelamiento de estaciones ilegales y, desde luego, encarcelando a los impulsores de estos proyectos de comunicación.

Ante los organismos internacionales, el gobierno ha justificado sus operativos como una respuesta “a las denuncias que le son presentadas por algunos concesionarios de estaciones de radiodifusión que son afectados por la operación de las mismas” (RELE, “Informe especial sobre la libertad de expresión en México”, 2010), y con base en los artículos 149 y 150 de la Ley de Bienes Nacionales que castigan penalmente el uso de frecuencias del espectro radioeléctrico sin autorización. Ahora, como se aprecia, con la reforma al Código Penal se busca castigar con mano más dura y aumentar las sanciones consideradas en la LFTR, en cuyo artículo 305 sólo se prevé una sanción administrativa para quienes transmitan sin concesión, así como la incautación de todos los equipos e instalaciones utilizadas para estas emisoras.

En Twitter, legisladoras como Lía Limón, presidenta de la Comisión de Radio y Televisión, y representantes de la industria han defendido la iniciativa con el argumento de que buscan tutelar el derecho de libertad de expresión de los concesionarios ante interferencias en sus transmisiones y poner orden en la radiodifusión ilegal. También ayer, la organización Radio Independiente de México, que aglutina a radiodifusores locales, celebró la iniciativa, ya que busca “promover la cultura de la legalidad y el apego al estado de derecho”.

Nadie cuestiona tan loables objetivos, pero no es con acciones penales ni con represión como se logrará responder al desafío legal, democrático, que ha traído el crecimiento de radiodifusoras comunitarias e indígenas que operan sin permiso en decenas de poblaciones en nuestro país. La experiencia ha demostrado que la mayoría de estos proyectos no buscan perjudicar a la radiodifusión comercial en sus negocios, la competencia o limitar su libertad de expresión, sino que nacen de la necesidad de ofrecer un servicio social a las comunidades ante la ausencia u oferta muy limitada de canales de comunicación. Además, utilizan frecuencias del espectro radioeléctrico que nos pertenece a todos, pero que por un pésimo diseño de la política pública ha permitido la creación de oligopolios radiofónicos en detrimento, justo, de la diversidad y pluralidad en los contenidos, al igual que en la función social que le es inherente y obligatoria a los medios electrónicos.

La mano dura de los legisladores se da en un contexto que no podemos obviar: más periodistas asesinados, un incremento en el número de agresiones a comunicadores y medios de comunicación, así como la expulsión de periodistas y analistas críticos en la radio. La libertad de expresión vive, como los derechos humanos en su conjunto, una grave crisis en México, totalmente inaceptable. Por eso, el poder legislativo no debe aprobar la iniciativa que apoya la Comisión de Radio y Televisión. Y si nuestros representantes tienen dudas sobre su pertinencia, hablen con los expertos internacionales, especialmente con el relator para la Libertad de Expresión de la CIDH, Edison Lanza, o con el relator especial sobre la Promoción y Protección del Derecho a la Libertad de Opinión y de Expresión de la ONU, David Kaye, para que analicen lo que se pone en juego con una reforma como esta.

jueves, 12 de octubre de 2017

La brigada PUIC - UNAM trabajando con Radio Totopo

A raíz del sismo del 07 de septiembre de 2017, que afectó el sureste de México, la radio comunitaria binizaà Radio Totopo, se ha convertido en un centro de acopio y distribución de ayuda a la población binizaà e ikoot que habita en diversas colonias y barrios de la ciudad de Juchitán; así como, de diversas comunidades aledañas, entre las que se encuentran San Mateo del Mar, Unión Hidalgo, Ixhuatán, Comitancillo, etc. El Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad (PUIC-UNAM), a través de su Seminario de Radio y Comunicación Indígena, entró en comunicación con diversas radios comunitarias para conocer los daños y afectaciones sufridos por sus comunidades, siendo ésta radiodifusora la que realizó los reportes de mayores afectaciones a la población que atiende. Por tal motivo, con el objetivo de apoyar a la población indígena, hacer un recorrido de evaluación de la situación y entregar 12 toneladas de ayuda en diversos artículos, una brigada del PUIC-UNAM acudió a la zona,  entre el 29 de septiembre y el 02 de octubre. Este video, que realizamos con autorización de la radio, muestra el trabajo tan importante que desempeña en beneficio de la población afectada, a pesar de estar fuera del aire por las fuertes afectaciones que sufrió su inmueble.

video

miércoles, 11 de octubre de 2017

Taller Gratuito de Producción de Cápsulas Radiofónicas

¿Te interesa la producción de radio con perspectiva de derechos humanos? Si vives en la CDMX este taller impartido por Boca de Polen Red de Comunicadores te puede interesar.

Taller Gratuito. Cupo Limitado.


martes, 10 de octubre de 2017

Manual de Telefonía Celular Comunitaria

¿Es posible competir con las grandes telefónicas e instalar tu propio sistema de telefonía comunitaria? Desde México responden que sí.


En 2013 inició operaciones la primera red de Telefonía Celular Comunitaria indígena en la comunidad Villa Talea de Castro en la Sierra Norte del estado de Oaxaca, en un esquema de red privada y utilizando un segmento del espectro atribuido a uso libre.
El presente manual es el resultado de dos años de investigación en los que, a partir de la sistematización de la experiencia, se identificaron elementos esenciales presentes en el modelo que posibilite a otros interesados la aplicación de un modelo similar en otras regiones de México o incluso en otros países.

El manual está dirigido tanto a diseñadores de política pública, emprendedores sociales y comunidades interesadas en instrumentar el modelo de Telefonía Celular Comunitaria para atender necesidades de comunicación en zonas apartadas y distantes.

lunes, 9 de octubre de 2017

Radio Totopo hace un llamado a continuar apoyando a Juchitán.

La mañana de este lunes 09 de octubre de 2017, Radio Totopo realizó un recorrido por calles de Juchitán para apoyar a diversos vecinos en la remosión de escombros ante el derrumbe de sus casas por el terremoto del pasado 07 de septiembre de 2017. Carlos Sánchez, su director, hace un llamado para que brigadistas voluntarios acudan en apoyo a la radio y a la comunidad que ésta sirve.

video

Recuerda que a consecuencia del citado desastre natural,  Radio Totopo se ha convertido en un centro de acopio y distribución de ayuda a la población binizaà e ikoot que habita en diversas colonias y barrios de la ciudad de Juchitán; así como, de diversas comunidades comunidades aledañas. 

La radio en estos momentos no ha podido reanudar sus transmisiones, pues la casa que renta para dicho propósito resultó dañada y no está en condiciones de ser habitada. Sin embargo, el probado trabajo de servicio a la comunidad, ha posibilitado que la radio continúe brindando apoyo a su comunidad, tal y como se puede observar en este segundo video.

video
  
Sin embargo, debido a las grandes necesidades la ayuda no es suficiente y debe de ser enviada de forma constante.  
Por tal motivo, el miércoles 24 de octubre, saldremos con todas las donaciones que hayamos recolectado. Si puedes donar alguno de los siguientes artículos se te agradecerá públicamente en la radio una vez que ésta haya retomado sus transmisiones.



SE NECESITA:



   Lonas gruesas y sus arreos de montaje: cuerdas, estructuras, pijas, etc. Tiendas de campaña.

   Alimentos no perecederos en paquetes individuales de un kilo o un litro: Alimentos enlatados (atún, sardinas, verduras, frijoles, etc); leche en polvo; aceite; sopa en pasta; granos en bolsa (arroz, frijol, lentejas principalmente); avena; galletas; café; azúcar; sal.

  Artículos de higiene personal: papel sanitario; toallas sanitarias; cepillos de dientes; pasta de dientes; jabón en pastilla; champú y rastrillos.
   Artículos de limpieza: Jabón en polvo; pino; cloro; escobas; jerga; cubetas; cepillos; jaladores.
 Medicamentos: Alcohol, agua oxigenada, ibuprofeno, paracetamol, vendas, gasas para limpiar heridas, merthiolate, jeringas, cubrebocas, analgésicos.

   Herramientas de construcción: palas, picos, marros, carretillas, cinceles, mazos, barretas.

   Ropa de trabajo para voluntarios: botas con casquillo, guantes de carnaza, chalecos con reflejantes, cascos, cinturones para herramienta.



Todo esto se recibe en: Río Magdalena 100, col. La Otra Banda, Delg. Álvaro Obregón, c.p. 01090, CDMX. Frente a Plaza Loreto. Horario: lunes a viernes, de 09 -19 hrs. Desde lunes 09 hasta martes 24 de ocrubre de 2017.

Preguntar por: JUAN MARIO PÉREZ MARTÍNEZ.